sobre mi

10 cosas que me molan de la Navidad

  • By
  • 21 diciembre, 2013
luces chueca

Pues señores, hoy ha entrado oficialmente el solsticio de invierno, mañana es la Lotería y en 4 días es NocheBuena, así que creo que ya puedo decir oficialmente que ¡es Navidad!! una época amada y odiada a partes iguales, aunque en lo que a mí respecta creo que soy más del primer grupo, así que he elaborado una lista de las 10 cosas que más me gustan de estas fiestas.

Mientras hacía el ranking me he dado cuenta de que son casi todos tópicos un poco yankees. ¿Qué le vamos a hacer? quizá sea porque allí todo lo hacen a lo grande, o la influencia de las películas, no sé. Lo siento por el que no se sienta identificado, pero cada uno tiene sus gustos, así que ahí van los míos:

1. Los adornos

Me encanta ver las ciudades y casa iluminadas (aunque sea un pasote de consumo eléctrico, oye solo es una vez al año). Se ve taaan bonito.

luces chueca
Luces de Chueca (Madrid) 2013. Via Pinterest

Además me encanta poner el árbol y la decoración navideña con mi familia, es una tradición que me sigue emocionando como cuando era niña.

Os voy a contar una anécdota: Mi padre tiene un adorno de esos de luces en forma de vela que compró hace años en los chinos. Una vez mi vecina, que tenía niños pequeños (ya son mayores claro) nos comentó que sus hijos, cuando mi padre ponía la vela le decían -Mamá ya es Navidad porque Alfonso (que es mi padre) ha puesto la vela!! venga vamos a poner los adornos- Jajajaja, me encantó el detalle de que su referencia navideña sea el cutreadorno de mi padre.

2. Los dulces

Aunque nunca he sido muy de mazapanes, polvorones ni peladillas, tengo que admitir que me encanta el Panetonne (especialmente el que va recubierto de chocolate), el Roscón de Reyes (pero sin nata, es mi perdición) y el turrón de Chocolate. Este año Suchar se ha currado uno de Oreo que es para morirse; por su parte LaCasa (la de los lacasitos) le caga en la cabeza con el de Brownie. De las marcas blancas me quedo con el de chocolate y arroz de Carrefour, porque los de Hacendado están bastante malos.

Hay un dulce que veo mucho últimamente pero que no estoy segura de que se coma, y son las casitas de gengibre. ¡Me encantan!!!!!! Son tan bonitas y adorables ¿quién puede comerse eso? ¿Habéis hecho alguna?
Por si queréis pillaros una las he visto en Ikea y en Tiger.

3. La lotería

Ay madre, con qué ilusión nos levantamos todos el 22 (y esto sí que es muy español). El día en el que soñamos que por fin vamos a poder pagar la hipoteca que nos quita el sueño, hacer ese viaje que nunca pudimos, darle el capricho que siempre quiso a tu madre (o hijos) o despedirte del curro mientras le haces un corte de manga en su puta cara a tu jefe. Lástima que solo haya una millonésima posibilidad de que toque.

4. Los villancicos

No de los cutres de niños con zambomba (muy españoles por cierto) sino los de Frank Sinatra,  el «Jingle Bells» de Bobby Helms o «Rockin´Around The Christmas Tree» de Peggy Lee (mi favorito).

De este tipo hay un montón de recopilatorios por la red. Yo me compré hace años uno en la Fnac que se llamaba «A Jumpin Rockin`, R&B Christmas» pero hay muchos más.

5. Las películas navideñas

«Solo en casa», «El Grinch», «Papa Noel» con Tim Allen, «Que bello es vivir», «Los fantasmas atacan al jefe» con Bill Murray… todas esas películas que han marcado nuestra infancia. Películas sin más pretensión que la de entretener y recalcar la importancia de compartir estas fechas con nuestros seres queridos.

6. Las plantas navideñas

Las flores de Pascua, el muérdago (que no el Acebo, se parecen pero no son lo mismo, aunque el acebo también me parece precioso).
Me resulta muy curioso que la flor de Pascua, con lo bonita que es, normalmente te la regalen en los sitios como si nada, con la excusa de que solo dura la Navidad. Pues me van a perdonar pero yo tengo plantas que me han durado años. De hecho una vez rescaté ¡una de la basura!! la habían tirado pasada la Navidad, y no porque no hubiese durado sino porque ¡no la habían regado!! Así que me la llevé a casa, la regué y aboné, y aunque pasó un tiempo malita se recuperó y la he tenido hasta hace poco, que ya sí que se murió vete tú a saber de qué.

7. Los accesorios y ropa navideña

Me encanta la ropa con motivos navideños (árboles de Navidad, Papá Noel, bolas decorativas, renos, muñecos de nieve, galletas de gengibre..). El año pasado flipé con este vestido de Bernie Dexter. Me pareció ideal para la cena de Noche Buena.

bernie dexter dress

También me encantan los jersey horterucios. Afortunadamente Primark se ha hecho eco de ello y el año pasado ya trajo uno precioso de árbol de navidad que por supuesto me compré (podéis verlo en la foto que me hizo mercheatomica con mi perro), y este año ha traído más, aunque me quedo con el mío.

jersey-navideno

También soy fan de los broches con forma de pino navideño (y si las bolitas se iluminan ¡mejor!) o Papá Noel. Tengo uno que me compré hace años en Accesorize, y Tiger los trajo también el año pasado (aunque este año no los he visto).

8. La cesta de Navidad y la paga extraordinaria

Aunque con la puta crisis mucha gente ha visto reducida su cesta, o directamente no ha tenido, y aunque la mayoría de las veces eran una mierda (aunque a mí una vez me regalaron un jamón), hacía mogollón de ilusión. Como molaba ir cargada en el transporte público ahí fardando con tu cesta, que guay era llegar a casa y abrirla con tus padres o pareja a ver lo que traía. La leche, que bonito era.

Respecto a la extraordinaria para mí es como los unicornios (que los conozco pero en las leyendas), en toda mi vida solo la tuve una vez y encima era mileurista, pero reconozco que ese año fue de los pocos que pude hacer un regalo decente a mi familia (al loro que a mi madre le compré la colección completa de «Friends», que costaba casi 300€). Que tiempos aquellos, menos mal que al menos tenemos los chinos y el Primark (obviamente es una ironía).

9. Las felicitaciones navideñas

Aunque ya no se llevan mucho, que alegría te daba te llegaba un «christmas», yo todavía guardo alguno. Aunque no fueran los más bonitos me gustaba comprar los de Unicef, porque pensaba que al menos «mi precario e idealista yo adolescente» contribuía a una buena causa.
Ahora con eso del whatsapp e Internet se ha perdido la magia de las cartas, y los que te envían por email suelen ser bastante «caspa».

1o. Y como no: ¡Los regalicos!

Que ilusión me hacen. En mi casa, aunque afortunadamente nunca me ha faltado nada, siempre hemos sido muy austeros, si te hace falta algo te lo compras pero un capricho te esperas a Navidad. Así que cuando viene Papá Noel y los Reyes, aunque solo sea una cosa o dos, es algo que llevaba todo el año esperando para comprarme (ropa, libros, pelis..).
Este año para Papá Noel me he pedido unas pulseras de bakelita, y para Reyes un vestidito de Hell Bunny que tenía fichado en verano y que no me pude comprar, y un brochecito. A ver si hay suerte y cae todo, ya os contaré.

Muchos diréis -oye vaya lista más capitalista, ¿no dices nada de «estar con la familia»?- Señores, eso es obvio, estar con la familia me gusta cualquier día del año no solo Navidad.

¿Y los odios? Pues de estas fechas odio: las aglomeraciones, la gente borracha (en Navidad y en cualquier otra fecha), y la falsa solidaridad.

Y con todo esto ¡Feliz Navidad a todos!!

¿Y a vosotr@s os gusta la Navidad? ¿Qué es lo que más os gusta? ¿Qué le vais a pedir a los Reyes?

No Comments Found

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.